living la vida

Dar felicidad a los demás

Hace mucho tiempo leí un artículo que hablaba sobre cómo podemos hacer felices a los demás. En dicho artículo había un apartado donde no despejaban bien la incógnita de si una persona infeliz puede dar felicidad a los demás o no. Esto lo dejo a vuestra libre opinión y os voy a dar yo la mía.

Bien es cierto, que si una persona no es feliz, o mejor dicho, está pasando por un mal momento y no siente esa felicidad plena que a todos nos gusta sentir, creo que sí que puede dar felicidad a los demás de diversas maneras.

Se puede dar felicidad a los demás, si no olvidamos la educación. ¿¡Cuántas veces, cuantísimas, he dicho a algún desconocido por la calle “¡Buenos días!” y he obtenido el más absoluto silencio? pues bien, no importa, porque cada vez me voy dando cuenta de que sí que hay otras muchas personas que sí te contestan, ya sea con un simple hola, porque seguramente les pille de sorpresa que alguien ajeno a sus vidas les de efusivamente los buenos días.

Muchos me preguntaréis que por qué hago esto… es sencillo, creo que no hace mal a nadie, y egoístamente me siento de lujo y seguro que les animo el día, porque jamás sabemos qué pasa por la cabeza de una personas pensativa que camina por la calle, ya vaya a paso acelerado o caminando cual tortuga inmerso en sus pensamientos o en el canto de los pájaros.

Todo ello lo reforcé una ves me finalicé uno de los chorrocientos libros de Robin Sharma, que si de verdad no sabéis quién es, buscarle en google y empezar por el que se llama “El monje que vendió su Ferrari” ¡os va a enganchar! Yo me he leído todas las historias del maravilloso monje que un buen día decidió vender su Ferrari y cambiar su vida totalmente, me queda el último y la verdad que lo estoy leyendo muy poco a poco porque no quiero que la historia termine (suele pasarme cuando me engancho a una historia)

Por supuesto que tiene muchísimos más libros, entre ellos, otro de mis favoritos es “El Club de las 5 a.m” por eso muchas en instagram me decís que cómo es que madrugo tanto (nunca fui de dormir mucho, pero ya os contaré la verdadera razón más adelante), pero desde que leí este libro, si amanezco cerca de las 5 a.m. me entra un subidón porque me acuerdo de todos los consejos del libro de Robin Sharma y aprovecho y exprimo el tiempo amás no poder, y me encanta, aunque bien es cierto que hay mañanas mejores y peores sobre todo porque me iría a pasear temprano con Bali, pero hasta las 6 por el toque de queda no podemos salir de casa, así que aprovecho para hacer tareas del hogar y así saber que luego tendré más tiempo para pasear con Bali por el campo, ir a hacer recados, visitar a mis padres, leer, escribir…. vamos que jamás he sabido lo que era el aburrimiento porque siempre, desde muy pequeña, he encontrado el placer de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Dar felicidad a los demás no es más que agradar a la personas que te encuentras por el camino, y saber que la gente también tiene preocupaciones y en muchas ocasiones, aunque no veas ojos llorosos las personas sufren, unas por cosas banales, otras por problemas serios que ocupan su mente y otro tipo de personas que tienen serias preocupaciones, pero que en ve de ir con cara de perro por la vida, se ocupan de ellos y no se preocupan. Esto último es importante.

¿Quién no tiene problemas? ¿A quién no le preocupa algo, sea del índole que sea? pero como hace muuuuchos años me dijo mi mamil; “De los problemas hay que ocuparse, no preocuparse” una frase que se me quedó grabada a fuego y que a veces me cuesta recordar, no voy a mentiros, pero por eso cada mañana me levanto con energía, aunque esté machacada, me sonrío frente al espejo, me digo tres cosas bonitas sobre mi (nunca lo hacía hasta que leí una storie de @Letoto4 que hablaba sobre la importancia de decirse cosas bonitas frente al espejo, ya que tendemos a vernos todos los defectos ya a no aceptarnos tal y como somos (creo que las redes sociales en este aspecto han hecho muchísimo daño, aunque considero que cada vez se ven vidas más reales y eso es mágico)

Todos los días puedes hacer feliz a alguien, ya sea a tu vecino del quinto que siempre va con cara de pocos amigos que no te sonríe ni para atrás y al que jamás le diste los buenos días, o bien, ser amable con aquella dependienta que parece que te mata con la mirada por pedirle una talla, sonreír y saludas al cajero que te atiende y no te mete prisa para que embolses, pagues y te marches, al conserje de tu urbanización un “Hola ¿qué tal? buenos días, espero que todo bien”, o despedirte con un “Feliz día, qué pase un buen día, feliz tarde, buenas noches…” tantas pero tantas formas de hacer feliz a los demás de una manera tan gratuita, tan sencilla, tan simple, que no debemos olvidar de hacerlo.

A mi al principio hace años confieso que me costaba un poco ya que madrugaba mucho para ir a la uni pero era de las que trabajan y estudian mejor de noche asi que menudo combo… porque me costaba horrores levantarme de la cama y no entendía el buen humor de mi padre y yo a penas soltaba un gruñido, si es que a ese sonido que salía de mi boca podía llamarse así, pero con esfuerzo, y mucho pero que mucho empeño conseguí que me empezase a salir sólo, conseguí levantarme de la cama cuando sonase la alarma una vez, e incluso ya ha llegado el día en el que me levanto de la cama antes de que suene la alarma, y eso sí que da buen humor y muuuucha felicidad, por que lo confieso, el sonidito de la alarma me pone de los nervios, ya sea el timbre que sea, no puedo soportarlo.

Así que ya sabéis, mirarmos al espejo por la mañana y deciros 3 cosas bonitas de vootras mismas sin importar la cara de oso panda que calcéis, sonreiros, daros los buenos días y a comenzar el día.

Faro de Cabo de Palos 2017 (jamás quise subir esta foto.
No me gusta como salgo, pero en sí la foto, el recuerdo, mi chiquitina… me apasiona, y es lo más, por lo menos para mi.

Quizás la principio os cuente pero saldrá sólo y el retorno de la felicidad que deis a los demás, que al final se basa la gran mayoría en pura educación, valdrá la pena, PROMISE!!!!

Gracias por pasaros por aquí, siento haber estado ausente pero necesitaba tiempo para mi, mi familia y mis tareas pendientes.

Pronto subiré nuevos post que tengo muchos en borrador pero quiero darles un giro de tuerca, cuidaros muchísimo (y dejar que os cuiden)

Un abrazo y , GOOD MORNING IN THE MORNING!!!!!

@martalopezbravo

Deja una respuesta