Señorita Rottenmeier

De pequeña cuando me pusieron gafas para leer en el colegio había una niña que me llamaba “ Señorita Rottenmeier
Por aquel entonces, en tercero de primaria, colegio nuevo, uniforme nuevo, clases nuevas, compañeras nuevas, estudiaban y no en inglés…todo era demasiado nuevo para mi y reconozco que ese comentario me molestó “bastante” pero lo que decía el médico y mami, iba a misa, así que en todas las clases me acordaba de la pobre “Klarita”, amiga de “Heidi” que tenía que “ soportar” a dicha mujer.
Y lo más curioso de todo, es que no recuerdo para nada, si la “Señorita Rottenmeier” era buena, mala o simplemente demasiado exigente 🤔

Nunca llegué a tener complejo por tener que usar gafas para leer & escribir, pero lo cierto es que tampoco tuve que llevarlas mucho tiempo ya que se me corrigió y no fue hasta que cumplí los 28 años, tuve que volver a llevarlas, y ahora si que lo que digan de mi ….”¡¡¡A MI PLIN PIKOLIN!!!

Así que tener mucho cuidado con lo que se dice a la gente que te rodea, y no olvidar que a veces la sinceridad total con mala educación puede doler y mucho, en este caso tampoco fue para tanto porque no me lo tomé tan a malas, pero claro, ¿y si me llega a acomplejar? ¿Me hubiese puesto las gafas para leer la pizarra y los libros de texto? ¿o quizás sólo las hubiese usado en mi casa para evitar marearme constantemente? …

Nunca sabemos si podemos ocasionar un pequeño, mediano o grande complejo a alguien por decirle “LO QUE PENSAMOS” que sinceramente, y honestamente os digo, ¿de verdad es tan necesario decirle la verdad si nadie te ha pedido opinión? ¿De verdad hay que herir al otro por el simple hecho de que consideras que algo le queda mal, que no le favorece, que no tiene razón, etc etc etc? Yo creo que la respuesta es bien sencilla, NO, y no hay excusas que valgan.

Estamos en una sociedad, que en lo que a mí respecta, todo vale. ..

Vale insultar al vecino, ser desagradable con un cajero porque tarda más de la cuenta en cobrarnos, tocar el claxon como si no hubiese un mañana (porque crees que tienes prisa cuando en realidad ni tú mismo sabes de qué), las malas formas, el olvidarse de contestar cuando alguien, sea conocido o no, te diga “¡Buenos días!”, ser insolente o déspota con un camarero porque no son lo rápidos que te gustarían que fueran atendiéndote o porque sencillamente crees que deben atenderte mejor que el de la mesa de al lado (olvidando que ahora, es un momento muy complicado para todo tipo de negocio hostelero, no hay más que poner las noticias para verlo, ten paciencia), vale quejarse, quejarse y seguir quejándose del tele trabajo, del trabajo, del jefe …

Y digo yo…

  • Si vas a insultar al vecino, ahórratelo, ¿qué ganas con ello? piénsalo fríamente,
  • Quizás ese cajero que consideras que te pasa los productos lentamente esté agotado, fatigado, haya tenido un mal día, o simplemente es que es así, hace todo más lento (no todo el mundo tiene que ser un culo loco e ir estresado por la life)
  • Si vas en coche y tienes mucha prisa, ¡SAL ANTES DE CASA!
  • Las malas formas, ahórratelas, ¿te gustaría que te tratasen así? medítalo fríamente
  • Si una persona te da los “¡Buenos días!” no creo que cueste tanto contestar, quizás necesite una palabra amable pues le horroriza su trabajo, lleva una mala época, está sufriendo, o sencillamente es así de educado y quiere ser amable con todo el que pase a su alrededor.
  • Si en un restaurante son más lentos, piensa que con el tema Covid, han reducido personal, a veces no dan a basto, y creo que es totalmente entendible, ya que puede que haya un día que se les llene el local, y otro día no haber nadie… (muy complicado me parece a mi, en los tiempos que corren, saber cuántos camareros necesitarás para cada turno)
  • si tienes la suerte de tener un trabajo, siéntete MUY pero que MUY AFORTUNADO, las cosas no van bien, el paro no deja de subir, y ojalá esto termine pronto, pero esta pandemia está revolucionando todo, y hay mucha gente pasándolo realmente mal, mal de verdad.

AGRADECE TODO LO QUE TIENES Y NO LO QUE CREES QUE TE FALTA (que seguramente, todo aquello que crees que te falta no es de vital importancia. y si realmente lo es, pide ayuda, no lo dudes. la gente está dispuesta a ayudar a los demás, lo se, porque conozco a gente así, personas con corazones de oro, que quieren ayudar, busca y encontrarás)

Así que cuidemos las formas, el trato, seamos amables, mostremos un poco de respeto al prójimo, seamos pacientes, sonrientes… porque al final, todo irá mejor, mucho mejor. No importa si has tenido un día de mierder, el de tu lado no lo sabe, no tiene la culpa y no te conoce, sonríe, sonríe mucho aunque cueste en muchas ocasiones. Llegará el día en el que te salga sólo, que a pesar de las dificultades, sonrías a los demás y seas amables con ellos, y ahí todo cambia, cambia a mejor, promise.

Recuerda que todo el mundo tiene problemas de diversos tipos, sólo que las personas extraordinarias, son aquellas que frente a las adversidades sonríen y no se derrumban.

Nada te tumbará, si tú no te derrumbas

Muchas gracias por pasarte por aquí, nos vemos pronto & cuídate mucho

@MartaLopezBravo #MartaLopezBravo

Deja una respuesta